fbpx

Se realizó conferencia magistral sobre el Amauta Luis E. Valcárcel en IX FIL Cusco 2022

El dìa domingo 06 de noviembre a las 5pm, último día de la IX Feria Internacional del Libro del Cusco 2022, se llevó a cabo en el Teatro Municipal la magistral conferencia: «Luis E. Valcárcel, reivindicador de la Cultura Andina» que disertó, el director del Centro & Archivo Luis E. Valcárcel, el Sr. Luis Fernando Brugué Valcárcel.

La conferencia permitió no sólo dar una visión más completa de la extensa vida y obra de tan destacado intelectual peruano, sino que se profundizó en temas no muy estudiados, como su trabajo arqueológico, el histórico y el antropológico.

Se resaltó su labor desarrollada en el Cusco, como investigador y fundador de instituciones tutelares, las cuales permitieron en las primeras décadas del siglo XX la protección y estudio del patrimonio arqueológico. Se mencionó la creación del Instituto Histórico del Cusco, fundado por Valcárcel en 1913, para controlar el contrabando de piezas arqueológicas en la región. Fundó en 1923 el Museo Arqueológico de la Universidad del Cusco (el actual Museo Inka), lugar que ha conservado la colecciòn de piezas incas más valiosas en el país. Igualmente ese mismo año funda el Archivo Histórico de la Universidad del Cusco, que luego se convertiría en el Archivo Regional del Cusco, instituciòn donde actualmente se conservan y preservan valiosos documentos, tanto del Cusco como del paìs.

Un hecho trascendental a destacar es que, con motivo de los 400 años de la fundación española del Cusco, Valcárcel logra gracias a sus contactos conseguir recursos, como no se hizo antes y conforma entre 1933 y 1934 una de las más grandes expediciones (aprox. 1,200 personas) en el país para poner en valor los más importantes monumentos arqueológicos del Cusco.

Es así que se redescubre el Cusco, se quita la vegetación en Machu Picchu, que había quedado luego de su descubrimiento cientìfico nuevamente cubierto y olvidado, se construye el camino carretero, el albergue para los visitantes, se apuntalan y restauran sus muros, se redescubren los muros de Sacsayhuaman, se descubre el torreón de Muyumarca, se ponen en valor Ollantaytambo, Pisac, Tambomachay, Kenko, por mencionar solo algunos monumentos. De igual forma se puso en valor la ciudad, al descubrirse muchos de sus muros incas, que estaban escondidos debajo de los muros de las casonas coloniales. De esta manera se pone en valor toda la ciudad y sus monumentos, abriendo el camino para el despegue del turismo, que vendría a partir de los años sesenta. Es en este año, 1943, que funda el Instituto Arqueológico del Cusco, entidad que absorbería al Museo Arqueológico y que sería pionera en la investigación y en la protecciòn del patrimonio arqueológico en el país.

Siguiendo su trabajo en el campo arqueológico, hizo sus primeras investigaciones tanto en Cusco como en Puno. Fue el primer investigador en llegar a la Convención en 1924 y junto con sus estudiantes encontrar pinturas rupestres en el valle de Ocobamba y Willkamayu. Igualmente en la ciudad de Pikillacta en 1927, a 27 kilómetros de la ciudad del Cusco, descubrió, en dos habitaciones, 40 estatuillas de turquesa.

Fue el descubridor cientìfico de la Cultura Pukara, al ser el primer estudioso en en llegar a este pueblo en 1925, que se encuentra a las afueras de la ciudad de Puno. Llegó acompañado por José Frisancho y el destacado dibujante Víctor Guillén. En este lugar se desenterraron numerosas piezas lìticas.

En el campo antropológico, hizo uno de sus más grandes aportes, al introducir a los estudios arqueológicos e históricos una ciencia que permitía dar una visión más certera de nuestros pasado, la etnología. Ciencia que permite estudiar todo el entorno del ser humano, las costumbres, tradiciones, la lengua y la geografìa de los pueblos originarios. Más tarde fundarìa en 1946 el Instituto de Etnología en la Universidad de San Marcos y con ello crea las bases de la antropología social en el Perú.

En 1923  Valcárcel conformaría y dirigiría la «Misiòn de Arte Incaico», primer grupo de arte vernacular que se presentaría en el exterior del país con resonado éxito.

Valcárcel contribuyó a su vez, cuando fue ministro de Educación, a la conformación de escuelas de arte popular en el país. Fundó el Museo Nacional de la Cultura Peruana, donde se crearon varios institutos de investigación, entre ellos el Instituto de Arte, donde se impulsó el desarrollo de las artes tradicionales, colocando en su dirección al gran pintor indigenista José Sabogal.  Apoyó decididamente al Cusco al promulgar la ley para la creaciòn de la escuela de arte, hoy es la universidad «Diego Quispe Tito» y el apoyo al «Centro Qosqo de Arte Nativo», destacada institución promotora de la música y danza tradicional.

En el campo histórico es más conocido su sobresaliente trabajo, pero podemos resaltar que gracias a Valcárcel se tiene una perspectiva más equilibrada de nuestra historia, la cual estaba sesgada hacia una mirada mayormente hispanista, era una posición en la narrativa històrica asumida por la gran mayorìa d historiadores e intelectuales desde inicios de la república. Hoy en día los acontecimientos de los hechos històricos son vistos con mayor equilibrio y objetividad.

Sería extenso comentar todo lo expuesto, por lo que finalizamos expresando nuestro agradecimiento a la nueva junta directiva de la «Cámara de Libro y la Lectura del Cusco», asì como a los auspiciadores y colaboradores de esta importante feria, por habernos invitado y por designar para la próxima X FIL Cusco 2023 al padre de la antropologìa peruana Luis Eduardo Valcárcel, como figura central. Muy contentos por esta designación, por lo que se vienen varios proyectos y publicaciones.

Deja una respuesta